El Lobo Rayado

Blog del astrofísico Ángel R. López-Sánchez
sobre Astronomía, Astrofísica y Ciencia en general.



La ignorancia es la noche de la mente,

pero una noche sin luna y sin estrellas.
Confucio

Si las estrellas aparecieran tan
sólo una vez cada mil años
¡Como las adorarían los hombres!


Ralph Waldo Emersson

Bitácoras
Astronómicas

- Cuaderno de bitácora
- Universo Nublado
- Tras el horizonte de sucesos
- El Beso en la Luna
- El Astrolabio
- Cuaderno de Observación
- Cuaderno de bitácora estelar
- Por la boca muere el pez
- Cosmos (ElMundo.es)
- Los colores de la noche
- Cuaderno de Sirio
- Mundos Distantes
- Un velero estelar
- Astronomía con cuchara
- La Azotea
- Galileo Mobile
- Telescopios
- El Navegante
- Galaxias y Centellas
- Duae Stellae
- AstroMonos
- Blog Astrogranada
- Denebola
- Dibujando el alma de la noche
- La Décima Esfera
- Los Viajeros Estelares
- El Pastor Galáctico
- Según pasan los siglos
- Odisea Cósmica
- Astroyciencia
- El Muro de Planck
- Ascensión Recta
- El Espacio de Javier Casado
- Espacio de un astrónomo cegato
- Eureka
- Miles de Millones
- Odisea Cósmica
- Quizás
- Pmisson
- Yo también quiero perder el tiempo
- Astrofotos.com
- Diario de un loco de las estrellas
- Astronevada
- Astrometría e Historia de la Astronomía
- AstronomiBlog
- Un dragón en el garaje

En inglés

- Bad Astronomy
- Galaxy Zoo Blog
- JPL Blog
- Deep Sky Colors
- Astronomy Blog
- I wouldn't normally call
- Astropixie
- Orbiting Flog
- Slacker Astronomy
- Tom´s Astronomy Blog
- Royal Observatory Greenwich
- Skymania News
- WillGater.com
- Professor Astronomy
- Sydney Observatory
- Centauri Dreams
- davep's astronomy
- Astroblog
- Visual Astronomy
- The Universe Today weblog
- The Planetary Society weblog
- Sky & Telescope blogs
- Popular Astronomi
(en sueco)

Podcasts
Astronómicos

- Hubblecast
- Jodcast
- Astronomy podcast
- Hubble´s Universe
- 365 days of Astronomy
- Astronomy Magazine Podcasts
- ESA podcasts
- NASA podcasts
- ESOcasts
- Cosmogramas
- A través del Universo
- Ciencia para Escuchar

Bitácoras
Científicas



- Física en la Ciencia Ficción Plus
- c.microsiervos
- Evolucionarios
- Malaciencia
- Enchufa2
- Curioso pero inútil
- Experientia Docet
- Scientia
- La aldea irreductible
- Ciencia en el siglo XXI
- Critical Thinking
- Ciencia Kanija
- La Ciencia de tu vida
- Atalaya: desde la tela de araña
- Física de Película
- El erizo y el Zorro
- Ciencia para impacientes
- Historias de la Ciencia
- Cóctel de Ciencias
- Un poco de luz, por favor
- Tío Petros
- Cadenas bien formadas
- El Paleofreak
- Ciencia 15
- ¡Que inventen ellos!
- El Tamiz
- Papelera
- Memoria de Acceso Aleatorio
- Cerebros no lavados

Bitácoras
lucha pseudociencia

Aunque muchas de las bitácoras anteriores tienen secciones específicas de ello.

- Mihterioh de la Siensia
- El Retorno de los Charlatanes
- Magonia
- Escepticismo, Ciencia y Perspectiva Gringa
- Círculo Escéptico
- BitacorARP: el blog para el Avance del Pensamiento Crítico

Bitácoras
recomendadas

- El Lolaberinto
- Historias de aquí
- Una historia más... mi blog
- El mundo en el que vivís
- El duende que quiso trabajar
- Juanjaen: Con nocturnidad
- El Universo de Anita en color beige
- Kasandra Blog
- Música de los 80 y 90
- Desbarradas de Akin
- Crisei
- La cocinera políglota
- jggweb: fotografía y retoque digital
- Puerta de Osario
- La Roca de la Walkyria
- El Triunfo de Clío
- La Biblioteca de Babel
- Una cuestión personal
- El Gnudista
- Rob's blog

- Ñblog: Utilidades y recursos para blogs

Últimos libros (2015)

- El códice secreto (e)
- Los idus de abril
- Banu Qasi: la guerra de Al-Andalus
- El Retorno del Rey (rep 4)
- Las Dos Torres (rep 4)
- La Comunidad del Anillo (rep 4)
- El Hobbit (rep 4)
- El Silmarillion

Libros de 2014

- Más aventuras de Didio Falco, libros V-XII (e) (he estado monotema estos meses en cuanto a lectura se refiere).
- Didio Falco IV: La mano de hierro de Marte (e)

Libros de 2013

- Las semanas mágicas (e)
- Pericles el ateniense (e)
- El origen perdido (e, rep)
- Didio Falco III: La venus de cobre (e)
- Circo Máximo: la ira de Trajano
- Didio Falco II: La estatua de bronce (e)
- Historia de España contada para escépticos (rep)
- Córdoba de los Omeyas (rep)
- Pompeya (e)
- The Lost World (e)
- La educación inteligente
- El Universo para Ulises
- El templo del cielo
- Didio Falco I: La plata de Britania (e)
- La fortaleza digital (e)
- Córdoba, de la bicicleta a la vespa
- Todo bajo el cielo (e)
- Inferno (e)
- The colour of magic
- El sanador de caballos
- Marea estelar (e)
- El astrónomo y el templario
- La conjura de Cortés
- La primera noche
- Los invitados de la Princesa

Libros de 2012

- Los asesinos del Emperador
- Navegante Solar (e)
- Stargazer: The Life and Times of the Telescope
- Las legiones malditas
- Africanus: El hijo del Cónsul
- Canción de Hielo y Fuego V: Danza de Dragones (e)
- Canción de Hielo y Fuego IV: Festín de cuervos (e)
- Canción de Hielo y Fuego III: Tormenta de espadas (e)
- Canción de Hielo y Fuego II: Choque de Reyes (e)
- El Legado de Prometeo
- Banu Qasi: Los hijos de Casio
- Canción de Hielo y Fuego I: Juego de Tronos (e)
- La Biblia de Barro (e)
- The Noticeably Stouter Book of General Ignorance
- La Hermandad de la Sábana Santa
- Einstein versus Predator
- La guerra de dos mundos

Libros de 2011

- El brillo de la seda
- La tumba de Colón
- Aretes de Esparta
- El Mundo y sus Demonios (e, rep)
- Contact (e, rep)
- Historia de las Matemáticas en los últimos 10000 años
- Cien años de Soledad (e)
- Sofia's World (Rep)
- Espía de Dios (e)
- Historia de España: de Atapuerca al Euro
- I, Robot (rep, e)
- La traición de Roma

Libros de 2010

- La llamada de Cthulhu (e)
- The Memory of the Earth (Homecoming I)
- Cien preguntas básicas sobre Ciencia (e)
- El olor de las especias
- El primer día
- La Mecánica del Corazón
- El viento de la Luna
- Manuscrito MS408
- El Asedio
- Rama Revealed
- The garden of Rama
- The Varieties of Scientific Experience: A Personal View of the Search for God
- Al otro lado de la niebla
- Rama II
- El espejismo de Dios
- Rendezvous with Rama
- Ágora
- El símbolo perdido
- Qurtuba: en el Año del Señor

Libros de 2009

- El sueño de Hipatia
- The Mind of God
- The Little Prince (Rep)
- Seis piezas fáciles
- Laplace_ el matemático de los cielos
- Tau Zero
- Un mundo feliz
- Cabo Trafalgar
- On the Shores of the Unknown
- El apostol número trece
- El Conquistador
- Sexualmente
- El juego del Ángel
- El faro de Alejandría
- El séptimo unicornio
- La Biblia al desnudo
- Brisingr
- Tierra Firme
- El asombroso viaje de Pomponio Flato
- El misterio del solitario (rep)

Libros de 2008

- El Segador
- Cuaderno de Bitácora Estelar: navegando por múltiples universos
- Las Puertas de Seda
- Foundation and Earth
- El tesorero de la catedral
- The Little Prince
- El maestro del emperador
- Sinuhé, el egipcio
- Pirómides
- Foundation´s Edge
- El medico del emperador
- The Alchemist
- The Martian Chronicles
- A ras de cielo
- Second Foundation
- La Rueda del Tiempo: Nueva Primavera
- Foundation and Empire
- El Abisinio
- Caribes (Cienfuegos II)
- Foundation
- Un Mundo sin Fin
- El Triunfo de la Fundación
- Fundación y Caos
- El Temor de la Fundación
- The Planets
- The Amber Spyglass
- The Subtle Knife
- La judía más hermosa

Libros de 2007

- El curioso incidente del perro a medianoche
- La hija de Galileo
- La caída de Hyperion
- The Golden Compass
- El enigma de Copérnico
- El maestro de esgrima
- La Ladrona de libros
- Imperium
- Stardust
- Prelude to Foundation
- Hyperion
- Harry Potter and the Deathly Hallows
- Cienfuegos
- El resurgir de la Atlántida
- El egiptólogo
- En busca del unicornio
- El diamante de Jerusalén
- La Cruzada del Sur (rep)
- La Aventura de los Godos (rep)
- La Reina sin nombre
- La isla del Tesoro
- Dioses Menores
- Viaje alrededor de la Luna
- El Castillo de las Estrellas
- De la Tierra a la Luna
- La Hija de Homero
- Al-Gazal, el viajero de los dos orientes
- Ciencia para Nicolás
- La Catedral del Mar

Libros de 2006

- El Hobbit (rep 3)
- Laura y Julio
- La llave maestra
- Eldest
- La aventura de los romanos en Hispania
- El Enigma del Cuatro
- ZigZag
- Escuela de Robinsones
- Historia de los griegos
- The End of Eternity
- El Mozárabe
- La caza del meteoro
- Los Hijos del Capitán Grant (en América del Sur, Australia y en los Mares del Sur)
- Dioses y legiones
- La Historiadora
- El Retorno del Rey (rep 3)
- El Club Dante
- Las Pirámides de Güimar: Mito y Realidad
- Las Dos Torres (rep 3)
- El Misterio de Navidad

Libros de 2005

- Mesías
- La Comunidad del Anillo (rep 3)
- Historia de Roma
- Territorio Comanche
- El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde
- Los ojos del Tuareg
- El club de la comedia: ventajas de ser incompetente y otros monólogos
- Historia del Rey Transparente
- Tuareg
- Historia ilustrada de Córdoba
- La noche de Iesi
- The Stars, Like Dust
- La Conspiración
- El incendio de Alejandría (rep)
- Eragon
- Harry Potter and the Half-Blood Prince
- Warm Up
- El enigma Vivaldi
- Los refugios de piedra
- El auriga de Hispania
- El enigma de Cambises
- Cita con Rama
- Las serpientes de Melqart
- El Rayo Verde
- El Club Dumas
- El Señor de las Moscas
- The currents of space
- El viajero científico
- Science Fiction Stories
- Aún no somos humanos
- Nineteen eighty-four
- Con ánimo de ofender
- Ángeles y demonios
- El juego de Ender
- Las llanuras del tránsito
- El Último Merovingio
- La Especie Elegida

Libros de 2004

- Finis Mundi
- El Sol de Breda
- Los templarios y la Mesa de Salomón
- Historia de España contada para escépticos
- Stonehenge
- The Adventures of Sherlock Holmes
- Informe sobre el Universo
- Ciencia y Pseudociencias: Realidades y Mitos
- La sombra del viento
- Polgara the sorceress
- La Aventura de los Godos
- El Secreto de la Diosa
- La Guerra de Troya
- El último trayecto de Horacio Dos
- Tartessos
- El incendio de Alejandría
- Belgarath the sorcerer
- La Odisea de los Diez Mil
- Baudolino
- El último judio
- El código da Vinci
- Q
- La Cruzada del Sur
- El Origen Perdido
- El Salón de Ámbar



Zoco de Astronomía: El cúmulo del Joyero

Artículo originariamente publicado originariamente en el suplemento el Zoco de Diario Córdoba el domingo 29 de noviembre de 2009.

Las estrellas se forman en enormes concentraciones de gas y polvo que llamamos nebulosas. Pero no nacen solas, normalmente centenas o miles de estrellas se crean en una única nebulosa. Una vez agotado el gas, los nuevos soles (que siguen ligados gravitatoriamente) forman un cúmulo abierto de estrellas, preciosos agregados asimétricos dominados por estrellas azules, jóvenes, calientes y masivas. El ejemplo más famoso de cúmulo abierto son las Pléyades (M 45), localizado en la constelación de Tauro, y que se puede divisar a simple vista en las noches de otoño e invierno. Pero la gran mayoría de cúmulos abiertos sólo se pueden disfrutar con telescopio.

Uno de los cúmulos abiertos más estéticos es el Cúmulo del Joyero (NGC 4755), localizado en la famosa constelación austral de la Cruz del Sur (y, por lo tanto, no observable desde Europa). En realidad, se puede llegar a distinguir a simple vista, cerca de la estrella más oriental del famoso asterismo de cuatro estrellas que forma la Cruz del Sur, y ya con prismáticos puede adivinarse su forma irregular. El cúmulo del Joyero lo descubrió el astrónomo francés Nicolas Louis de Lacaille en 1751, cuando pasó una temporada en Sudáfrica observando el cielo del Hemisferio Sur. Su nombre, no obstante, proviene de la descripción que el famoso astrónomo inglés William Herschel proporcionó en la década de 1830, “una caja de diversas piedras preciosas de color”. La imagen que acompaña este texto, conseguida usando el telescopio de 2.2m del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile, confirma el porqué de un nombre tan sugerente. Entre tantas estrellas azules, destaca un astro brillante con una intensa tonalidad rojiza. Se trata de Kappa Crucis, una estrella gigante roja que está comenzando la última fase de su evolución, antes de explotar como supernova.



Recorte de las páginas 8 y 9 del suplemento El Zoco del periódico Diario Córdoba publicado el domingo 29 de noviembre de 2009. La imagen es una toma del cúmulo abierto del Joyero (NGC 4755) observado en filtros B (azul), V (verde) e I (rojo) con el instrumento Wide Field Imager (WFI) en el telescopio de 2.2m del Observatorio Europeo Austral en La Silla, Chile. La imagen tiene un tamaño de 20 minutos de arco (2/3 del tamaño aparente de la Luna Llena). Crédito de la imagen: European Southern Observatory / Observatorio Europeo Austral (ESO).

El color de las estrellas proviene de la temperatura a la que se encuentran sus atmósferas, que depende directamente de la masa original del astro y de su estado evolutivo. Al contrario de lo que nuestra lógica nos diría, las estrellas más rojas son más frías (3.000-4.000 grados) que las azules (20.000 – 35.000 grados, en algunos casos mucho más). Las estrellas del cúmulo del Joyero tienen masas entre 15 y 20 veces la masa del Sol (las más brillantes en la imagen) y media masa solar (las estrellas más débiles). Las estrellas más masivas, además de ser las más brillantes, consumen más rápido el hidrógeno disponible, por lo que evolucionan mucho más rápido que las estrellas de baja masa y mueren muy jóvenes. Es lo que le está ocurriendo a Kappa Crucis, una estrella de sólo 16 millones de años de edad que ya ha convertido todo el hidrógeno de su núcleo en helio. Para poder seguir brillando, la estrella comienza a quemar hidrógeno en una cáscara alrededor del núcleo de helio inerte, lo que resulta en un aumento del volumen del astro y un enfriamiento de su superficie. De ahí que se forma una estrella gigante roja. Éste es el hecho físico que da el colorido al Joyero.

En total, el cúmulo del Joyero posee alrededor de 100 estrellas, que están localizadas a una distancia de unos 6400 años luz de la Tierra. Con el paso del tiempo, las estrellas que componen los cúmulos abiertos se van dispersando, cada una siguiendo su propio camino. En efecto, el Sol se formó junto con otras muchas estrellas hace unos 4700 millones de años. Las estrellas hermanas del Sol pueden estar ahora en el otro lado de la Galaxia.

| Publicado 2015-04-13 , 13:42 | ¡ Comenta esta historia ! | 2 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Zoco, Estrellas, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

Doble paso nocturno de la ISS sobre la noche europea

Tras el intenso día de ayer mi mente no está para mucho hoy, salvo para llevar a cabo correctamente mi trabajo de astrónomo de soporte del Telescopio Anglo-Australiano, por lo que no esperéis grandes discursos por aquí hoy. Os dejo mejor un precioso timelapse obtenido usando imágenes conseguidas el 26 de marzo de 2015 desde la Estación Espacial Internacional (ISS) mientras sobrevolaba Europa de noche:



Vídeo timelapse conseguido con imágenes de la Estación Espacial Internacional (ISS) mientras sobrevolaba Europa de noche el pasado 26 de marzo. El vídeo en youtube está aquí. Crédito: AstronautiCAST.

El vídeo comienza mostrando las Islas Canarias y el noroeste de África para después sobrevolar la Península Ibérica de noche, pudiendo también divisar las Isla Baleares, y adentrándose después en Europa. Hacia el minuto 1:50 se hace un fundido y la vista se traslada a un paso posterior de la ISS sobre Europa, en esta caso sobrevolando la Península Itálica para luego pasar al Este de Europa. Aquí se puede distinguir también el color verde intenso y el movimiento de la aurora boreal sobre Rusia

La verdad que el timelapse es una preciosidad, le echo en falta que hubieran puesto alguna musiquita de fondo. Además, es precioso distinguir esa capa verdosa que es nuestra atmósfera y las estrellas de fondo. Por no mencionar el movimiento de la aurora boreal. Pero, por otro lado, el timelapse muestra también el problema de la contaminación lumínica de nuestras ciudades. Ya no por el hecho de que se pierda el cielo estrellado desde esos lugares, donde vive la gran mayoría de la población, sino por el enorme gasto energético (dinero) que conlleva.

Por cierto, que aunque ya había visto imágenes individuales de este paso de la ISS sobre Europa hace un par de semana, ha sido Cristina Teijelo, de la Embajada de España en Australia, que me avisó vía Tuiter del timelapse. ¡Gracias!


Historias relacionadas

- Un día cualquiera en la vida de un astrofísico con familia (9 de abril de 2015).

- Documental: El Telescopio Anglo-Australiano (25 de abril de 2011).

- Contaminación Lumínica = Derroche energético (21 de mayo de 2004).

| Publicado 2015-04-10 , 10:00 | ¡ Comenta esta historia ! | 2 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Personal, Sistema Solar, Contaminacion Luminica, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

Un día cualquiera en la vida de un astrofísico con familia

Cuaderno de bitácora personal del Lobo Rayado, aka ARLS, capítulo 38, día 99. Todas las horas están indicadas en tiempo local de Australia Oriental.


05:26 Me despierto de forma automática. Aún es de noche. Y dentro de 24 horas estaré aún despierto, dado que me toca de astrónomo de soporte en el Telescopio Anglo-Australiano. Quiero dormir más pero el cuerpo, acostumbrado ahora a otra rutina y tras el cambio de horario del domingo pasado, no obedece.

05:31 Ya que no me voy a dormir, conecto el móvil. Leo la famosa nota de prensa de ESO que se ha hecho pública mientras dormía (detectadas moléculas orgánicas complejas en disco protroplanetario de estrella joven).

05:37 Compruebo que mi post de ayer sobre IRAS 08208+2816 ha tenido varios retuiteos.

05:45 Desisto. Salgo de la cama con cuidado de no despertar a Sonia ni a Luke (que se vino a nuestra cama en algún momento de la noche) ni pisar a Lucía (*), nuestra perrita. Bajo a ducharme y afeitarme. Hace fresquito. Y eso que estamos entrando en otoño, como quien dice.

06:16 Luke ya está correteando por la casa. Me pide que juguemos con el tren de Lego. Le digo que primero desayunar. Obviamente primero jugamos un poco con el chu-chú.

06:32 Preparo desayuno para tres. Café, colacao para Luke, tostadas con pan casero (maravilla de la Thermomix), aceite de Baena y tomate. Luke se sienta en la silla alta de la cocina y parlotea 90% en inglés 10% en español.

07:25 Meto a Luke en el coche engañándolo con el iPad. Salimos los dos de casa antes de que nos pille aún el tráfico peor. Sonia no trabaja hoy pero tiene que estudiar para su curso.

08:10 Dejo a Luke en la guardería. Está justo al lado del edificio principal del AAO (Australian Astronomical Observatory) aunque a 30-90 minutos de casa en coche, dependiendo del tráfico. Hoy no ha estado muy mal. Necesito otro café.

08:22 A estas horas la oficina está vacía. Ninguna secretaria ha llegado aún. Por supuesto ningún astrónomo aquí a estas horas. Me pongo a responder el correo electrónico del trabajo recibido por la noche.

09:31 Gestiono unos asuntillos del congreso que estamos organizando aquí en mayo. Se nos echa el tiempo encima y aún faltan por concretar algunas cosas.

10:15 Uno de mis jefes se pasa a preguntarme una cosa de gestión nueva: ahora se supone que los astrónomos también tenemos que poner usando el programa de gestión que cada día entre semana hacemos 7.5 horas de trabajo, lo hagamos de verdad o no. Cosa ridícula, hacemos más normalmente, incluyendo festivos y fines de semana. Que me lo digan a mí hoy.

11:00 Un poco de ciencia por fin. Paso comentarios de un artículo científico a un colaborador. Viva el poder hacerlo en una tableta que me deja escribir sobre ella con estilete, como si estuviese anotando una hoja con un boli.

12:05 Hambre. Pero hoy no me traje comida. Voy a un centro comercial cercano. Tengo que comprar provisiones para las próximas noches. Y también comprar para casa. Y además hay que pillar algo más de ropa de abrigo para el nene.

12:40 Acabo de pasar más de 20 minutos mirando ropa de niño de 2 años. Me llevo 3 pantalones vaqueros y 3 camisetas de manga larga. Bueno que están en rebajas.

13:00 ¡Hamburguesa para comer! No del McDonalds o Hungry Jack (como se llama aquí a Burger King), sino de un restaurante mucho mejor. Carne de verdad.

13:25 Toca entrar al supermercado. Horror, mucha gente. Hago dos compras, una para mí para estas noches de observación (que paga el trabajo) y la otra para casa. Aún así he preparado comida casera en los últimos días para no abusar de comida rápida o "preparada para microondas". Lo siento, pero yo necesito comer bien, nada de sandwichillos cutres.

14:30 ¡Se me hizo tarde en el supermercado! Llego de vuelta al despacho. Una de mis astrónomos, Sarah, ya ha llegado. Bueno, las observaciones ya las tenía casi preparadas de días anteriores. Me preparo otro café. Conectamos con el AAT. Comenzamos a configurar 2dF para las observaciones de esta noche.

15:45 Las dos placas de 2dF están listas para observar a principio de la noche.

16:01 Pedimos al soporte técnico del AAT que apague las luces de la cúpula (no podemos hacerlo antes de las 4 de la tarde por los visitantes). Enfocamos el espectrógrafo, HERMES.

16:35 Todo listo. Salgo disparado a por Luke antes de que empeore el tráfico. Toca llevarlo a casa, con la compra. Está contento y, como siempre, se alegra mucho al verme. Luego, en el asiento del coche, pilla el iPad de nuevo. Hay que ver lo bien que sabe usarlo con lo chico que es.

17:15 Llego a casa. Sonia está estudiando. No ha sacado a Lucía a pasear. Meto la compra en la nevera o en la alacena, según toque. Sonia comienza a probarle ropa a Luke, que se resiste y quiere volver a su Lego.

17:25 Luci necesita un paseo rápido. Así que ahí voy. Nos escabullimos sin que Luke se entere. Miro Twitter mientras la paseo. Prefiero el horario de verano, la verdad, ya son las 9 y media larga en España.

17:45 Me cambio de ropa, necesito algo más abrigado, que luego en el despacho hace demasiado frío. Pillo de la nevera mi comida para la noche. Salgo disparado de casa.

18:52 ¡Horror de tráfico! Lo peor de Sydney sin duda.

18:35 Llego al despacho justo a tiempo para comenzar. Sarah y su estudiante ya están moviendo el telescopio al primer campo de la noche. No hay nubes y las condiciones son estupendas. En efecto, el seeing que estamos obteniendo es de los mejores que medimos en este observatorio.

19:01 Comenzamos a observar. Son sólo 3 exposiciones de 10 minutos, esto es, cada 32 minutos hay que cambiar a otro campo. Las cuentas salen porque las CCDs necesitan un poco más de un minuto para leer los datos, pero podemos mover el telescopio a otro sitio mientras se lee la última exposición.

20:30 Empezamos a observar el tercer campo de la noche. Muy dinámicas son estas observaciones. Empiezo a sacar ratos para escribir el artículo para el Zoco de Astronomía de este domingo.

21:50 Va siendo hora de cenar, ¿no? Desde esa hamburguesa no he comido nada... otro café tampoco estaría mal.

22:35 Vamos a comenzar con el sexto campo de la noche. El reloj dice que faltan seis horas y media para el comienzo del crepúsculo matutino. Va a ser una noche larga. Mi mente no está para mucho más hoy. Pero debería subir algo al blog...

...

06:31 Llego a casa. Está amaneciendo. Estoy sólo un poco cansado (modo ironía ON). A la cama y a dormir. Mañana será otro día.


(*) Australia. El país en el que a los perros se les pone el nombre de "Lucía" y a los niños se los llama "Toby" o "Bobby"...


Historias relacionadas

- Aventuras en Australia (28 de noviembre de 2008)

| Publicado 2015-04-09 , 15:38 | ¡ Comenta esta historia ! | 6 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Observacion Astronomica, Personal |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

HST confirma una fusión de galaxias analizada en mi tesis doctoral

Ya que cuando se publique la "súper-nota de prensa de ESO de hoy" (según cuentan por Twitter algunos privilegiados) yo estaré durmiendo (pena porque mañana por la noche sí estaré despierto toda la noche, me toca estar de astrónomo de soporte en el Telescopio Anglo-Australiano) tendré que dejar otra cosa por aquí hoy. Mientras pensaba en qué historia escribir este mediodía con mi parada del café me di cuenta de que en el escritorio de mi portátil tenía una imagen que salvé en noviembre de 2013 y que desde entonces quería comentar por el blog.

He contado por aquí en más de una ocasión que uno de mis campos de investigación, que ya comencé con mi tesis doctoral, es el tema de las interacciones en galaxias como disparo de la formación estelar intensa. En particular, en mi propia tesis encontraba que un tipo de galaxias enanas con mucha formación estelar (del tipo "starburst" o "estallante") en realidad eran galaxias enanas en interacción cuando se estudiaban en detalle. En muchas ocasiones la interacción era con una nube de gas o con un objeto de muy baja luminosidad, pero con observaciones profundas (y usando radioastronomía para ver el gas, éste fue el motivo que me trajo a Australia en 2007) sí se pueden encontrar estos rasgos de interacción. Entre los objetos que estudié en mi tesis doctoral tenía uno bastante peculiar: IRAS 08208+2816, del que ya hablé largo y tendido en su momento. Mi mejor imagen óptica de este sistema es la siguiente:



Imagen de la galaxia Wolf-Rayet IRAS 08208+2816 combinando datos en los filtros U (azul), B (verde) y V (rojo) usando la cámara ALFOSC en el telescopio de 2.56m NOT (La Palma, España) en 2004. Se indica el tamaño angular de un minuto de arco (el disco de la luna llena tiene unas 30 veces ese tamaño). El Norte está hacia arriba, el Este hacia la izquierda. Los colores azules de la galaxia son consecuencia de la intensa actividad de formación estelar. Adaptación de la Figura 6.25 de la Tesis Doctoral de Á.R.L-S.

Entonces ya os conté que tanto la peculiar morfología elongada como la cinemática (cómo se mueve) el gas ionizado indicaban claramente que estábamos frente a una interacción clara de dos galaxias, desarrollándose dos largas colas de marea en el proceso, y formándose una gran cantidad de estrellas, algunas tan masivas que han entrado en la fase Wolf-Rayet.

Pues bien, la imagen que, como decía arriba, tengo pendiente de contar desde hace año y medio es la siguiente, que encontré de casualidad mirando otras cosas:



Imagen conseguida por el Telescopio Espacial Hubble de IRAS 08208+2816, a 620 millones de años luz de distancia. Se combinan datos en filtros ultravioleta (U, azul), azul (B, verde) e infrarrojo (I, rojo). Más información sobre esta imagen en esta nota del Telescopio Espacial Hubble. Crédito: ESA/Hubble & NASA, M. Hayes.

Es una preciosidad de imagen si se pone a pantalla completa, donde se pueden apreciar montones de detalles en su interior, como sub-regiones de formación estelar (bueno, algunas se intuían en mi imagen en Hα) o las estructuras oscuras de polvo o dónde están los restos de los discos de las galaxias originales. En efecto, se trata de mi galaxia IRAS 08208+2816 (nótese que aún soy capaz de escribir del tirón y sin pensar el nombrecito de este objeto), observada por el poderoso Telescopio Espacial Hubble. Esta imagen no deja ya lugar a dudas: IRAS 08208+2816 son dos galaxias en proceso de fusión y formando una enorme cantidad de estrellas en el proceso.

Ya me gustaría poder ver lo que el gas atómico (el que observamos en la línea de 21 cm en radio) está haciendo ahí...


Historias relacionadas

- Interacciones en galaxias enanas (10 de febrero de 2012)

- Nota de prensa del IAC: Estallidos de formación de estrellas (21 de noviembre de 2008)

- Interacciones cósmicas (25 de enero de 2008)

- Galaxias en el Universo Local (3 de julio de 2007)

- Me doctoro (30 de noviembre de 2006)

| Publicado 2015-04-08 , 11:39 | ¡ Comenta esta historia ! | 3 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Investigacion, Galaxias, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

Los ecos de ionización de los cuásares

Parece que mis últimas historias están enfocadas en lo que ocurre en el mismo centro de las galaxias por efecto de sus agujeros negros súper-masivos. Mi última entrada antes del parón de Semana Santa estuvo dedicada a los cuásares, pero también os hablé de los chorros energéticos del agujero negro súpermasivo de 3C 321, de los agujeros negros de masa intermedia y de lo que son las radiogalaxias. Hoy recojo la nota de prensa del Telescopio Espacial Hubble de hace una semana que también está directamente relacionada con este tema.

La historia de esta noticia se remonta a los orígenes del proyecto de ciencia ciudadana Galaxy Zoo. En 2007 la profesora holandesa Hanny van Arken descubrió un extraño objeto de color verdoso y forma peculiar junto a la galaxia espiral IC 2497, a 650 millones de años luz de nosotros, sobre la constelación de Leo Minor. Parecía una pequeña nebulosa, pero su origen era en realidad desconocido y parecía estar asociado con la galaxia. Se le bautizó como Hanny's Voorwerp (Voorwerp es "objeto" en holandés). Tras varias hipótesis, la idea que fue cobrando más fuerza es que lo que estamos viendo aquí es un eco de ionización de un cuásar.



Imagen del "Objeto de Hanny" (Hanny's Voorwerp) obtenida combinando varias tomas conseguidas con el Telescopio Espacial Hubble (HST): datos en infrarrojo en banda H (verde oscuro), en óptico en filtros I (rojo oscuro) y B (azul) y en las líneas de emisión de Hα (rojo) y [O III] (verde). Crédito: NASA, ESA, W. Keel (University of Alabama), and the Galaxy Zoo Team.

¿Qué es lo que queremos decir con eso de "eco de ionización de un cuásar"? Básicamente lo que ocurre es que la poderosa acción del chorro energético que provoca un cuásar (un agujero negro súper-masivo en fase activa) es capaz de "encender" el gas, de igual forma que las estrellas masivas "encienden" el gas de las nebulosas (sucede la ionización del gas). Pero, a diferencia de lo que pasa en las nebulosas, como las distancias son mucho más grandes en el caso del cuásar iluminando las partes externas de una galaxia, esta acción no es inmediata: se necesita tiempo para que el chorro energético llegue desde el centro de la galaxia a las partes externas, típicamente decenas o centenares de miles de años. Esto es el eco del que hablamos. En concreto, un eco de ionización. Una vez apagado el cuásar su acción sobre los objetos que rodean a la galaxia puede durar aún bastante tiempo. El siguiente esquema lo explica de forma más sencilla



Esquema explicando el posible origen del misterioso "Objeto de Hanny" (Hanny's Voorwerp). De izquierda a derecha: (1) la galaxia espiral IC 2497 tiene un encuentro gravitatorio cercano con una galaxia enana. (2) Las intensas fuerzas de marea destrozan la galaxia enana, que termina formando una larga cola de marea. Parte del material cae al centro de IC 2497 (donde existe un agujero negro súpermasivo) mientras que parte del material se va al espacio intergaláctico. (3) El agujero negro súpermasivo "se activa" al engullir el gas robado de la galaxia enana, formando un cuásar. El cuásar origina dos conos de alta radiación, uno de ellos atraviesa la cola de marea externa de lo que queda de la galaxia enana, "encendiendo" así el gas. Esto sucede varias decenas o centenares de miles de años tras el encendido del cuásar. (4) Una vez el cuásar se apaga el material expulsado por él sigue alcanzando las partes externas por un tiempo. Esta acción también puede desencadenar la formación estelar. El gas del objeto brilla por la acción del eco de ionización del cuásar. Crédito: NASA, ESA, W. Keel (University of Alabama), and the Galaxy Zoo Team.

En el caso del "Objeto de Hanny" (Hanny's Voorwerp) el "apagado" del cuásar de la galaxia espiral IC 2497 ocurrió hace unos 200 mil años. Por eso su "eco de ionización" es aún capaz de "excitar" el gas difuso que ha quedado alrededor de la galaxia tras la destrucción de una galaxia enana.

La pregunta ahora sería ¿existen más objetos de este tipo por ahí? ¿Los podemos detectar? Esto es precisamente lo que el equipo de astrofísicos liderados por el estadounidense William Keel (*) han intentando responder ahora. William Keel (Universidad de Alabama, EE.UU.) ha estado involucrado desde el principio en el origen del Objeto de Hanny. Por eso propuso a un equipo de unos 200 voluntarios el mirar imágenes de más de 15 mil galaxias con cuásares en busca de este peculiar tipo de emisión. Tras conseguir una lista preliminar de objetos candidatos, Keel y su equipo hicieron observaciones espectroscópicas usando varios telescopios de Estados Unidos, encontrando 20 galaxias que tenían gas ionizado por la radiación del cuásar, y no por la propia formación estelar. Estas nubes se extendían a más de 30 mil años luz de las galaxias. Con estas observaciones se pidió tiempo de observación con el Telescopio Espacial Hubble. ¿El resultado? Ocho de estas galaxias muestran estructuras similares al Objeto de Hanny: el gas está encendido por el eco de luz de un cuásar.



Ocho galaxias que albergan un cuásar en su centro y muestran nubes de gas ionizado en las partes externas: en todos los casos es el eco de ionización del cuásar el que enciende el gas. La emisión en verde proviene de [O III], esto es, oxígeno dos veces ionizado. Crédito: NASA, ESA, W. Keel (University of Alabama, Tuscaloosa).

No obstante, el gas ionizado dentro de estas ocho nubes posee más energía de la que se esperaría que reciben ahora del cuásar. En efecto, los cálculos indican que el cuásar actual sólo tendría el 10% de energía necesaria para provocar tal cantidad de ionización en esas nubes externas. La explicación que se da a esto es que los cuásares cambian rápidamente de brillo como consecuencia de la cantidad de materia que cae dentro del agujero negro súper-masivo. Si en el pasado (hace varias decenas o centenares de miles de años) el cuásar era mucho más brillante, la acción seguiría viéndose por efecto del eco de ionización. Keel ha especulado que la variabilidad de los cuásares también podría deberse por el efecto de dos agujeros negros orbitando cerca del centro de la galaxia principal. Esta hipótesis también sería factible, dado que las nubes de gas externas que "enciende" el cuásar provienen de la destrucción de una galaxia enana: el agujero negro de esa galaxia enana "habría caído" hacia el agujero negro de la galaxia grande, y esto alteraría notablemente las propiedades del núcleo activo de galaxia.


(*) William Keel fue el referee (árbitro) de mi segundo artículo científico (2004), probablemente el informe más constructivo que he tenido nunca de un artículo científico.


Historias relacionadas

- El descubrimiento de los cuásares (31 de marzo de 2015)

- (27 de marzo de 2015)

- Agujeros negros de masa intermedia (26 de marzo de 2015)

- Ciencia ciudadana con Radio Galaxy Zoo (6 de marzo de 2015)

- De galaxias azules y jóvenes a galaxias rojas y muertas (4 de febrero de 2015)

- Zocos de Astronomía de abril de 2010 (Gran Nube Magallanes, M 78, Galaxy Zoo) (30 de abril de 2010)

- Los guisantes verdes de Galaxy Zoo (31 de julio de 2009).

- Mkn 1087: un dinosario jugando al fútbol (3 de septiembre de 2004)


Más información

- Nota de prensa del HST (2 de abril de 2015, en inglés).

- Nota de prensa del HST sobre Hanny's Voorwerp (10 de enero de 2011, en inglés)

| Publicado 2015-04-07 , 07:04 | ¡ Comenta esta historia ! | 0 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Galaxias, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

El descubrimiento de los cuásares

La semana pasada, mientras escribía la historia de los agujeros negros de masa intermedia, me di cuenta de que no había subido al blog el artículo que hace DOS AÑOS publiqué en Naukas, así que aquí va ahora.


El 16 de marzo de 2013 se cumplió medio siglo del descubrimiento de que los cuásares eran objetos extragalácticos muy brillantes y a enormes distancias de nosotros. Este descubrimiento fue consecuencia del desarrollo pionero de la Radioastronomía y del estudio cuidadoso de los espectros ópticos de unas misteriosas “fuentes casi-estelares”. En la actualidad sabemos que el proceso que genera un cuásar es un agujero negro súper-masivo en el centro de una galaxia. En este artículo describo cómo los astrofísicos llegaron a resolver los misterios que encerraban estos peculiares objetos y cómo esto llevó a una mejor comprensión del Universo. Este artículo es una extensión del artículo publicado originariamente el pasado 14 de abril de 2013 en la sección de Astronomía del Suplemento dominical “El Zoco” de Diario Córdoba que el autor realiza desde 2009.

Aunque parezca difícil de creer, hacia la mitad del siglo XX aún quedaba mucho cielo por descubrir. Es cierto que por entonces se conocían las posiciones de cientos de miles de estrellas y galaxias sobre la bóveda celeste, pero aún no se sabía bien a qué distancia se encontraban.

Además, todos los catálogos estaban basados en observaciones realizadas con los telescopios “ópticos”, estos son, los que recogen la luz que nosotros vemos. Las técnicas de observación en otros “colores que no vemos”, como en rayos X, ultravioleta, infrarrojo o radio, estaban empezando a desarrollarse. Muchas tardarían aún décadas en llegar al ser imprescindible el uso de satélites artificiales. Por ejemplo, no hasta hace unos pocos años hemos empezado a “ver” de verdad los colores infrarrojos del Universo, gracias a satélites como Spitzer (NASA) y Herschel (ESA). Pero en la década de los cincuenta del siglo pasado la Radioastronomía ya había despegado. Ciertamente muchas sorpresas llegaron entonces gracias a la observación del cielo usando ondas de radio.

Los inicios de la Radioastronomía

La primera detección de señales radio que no tenían origen terrestre la realizó de forma fortuita el ingeniero de “Bell Telephone Laboratories” Karl G. Jansky en 1932 intentando entender el ruido que aparecía en las transmisiones transatlánticas de onda corta. No obstante la primera antena parabólica no se construyó hasta 1937. Lo hizo de forma completamente artesanal el astrónomo aficionado e ingeniero Grote Reber, que usó su tiempo libre para terminar el primer radiotelescopio “clásico” de la Historia, con un tamaño de 9 metros, en el jardín de la casa de su madre en Wheaton (Illinois, EE.UU.). Al año siguiente ya había confirmado que la emisión en radio detectada por Jansky provenía de la Vía Láctea. En pocos años completó los primeros mapas en radio del centro de nuestra Galaxia. Los impresionantes resultados de Reber motivaron que la Radioastronomía avanzara enormemente en los años siguientes, especialmente tras la II Guerra Mundial.



Si una partícula cargada se mueve a velocidades relativistas (cercanas a las de la luz) en presencia de un campo magnético emite un radiación de tipo no-térmico denominada “sincrotrón”. Objetos energéticos como restos de supernova o cuásares emiten gran cantidad de radiación de sincrotrón. .Crédito: Proyecto PARTNER / CAB / INTA.



Ejemplo de cuásar con alta emisión en radio. Se trata de 3C 175 observado a una longitud de onda de 6 cm (5 GHz) con el interferómetro VLA (Very Large Array, Nuevo México, EE.UU.) en 1986. Es un ejemplo típico de cuásar con alta emisión en radio mostrando tanto el chorro bipolar como la fuente compacta del que emana.
Crédito de la imagen: NRAO / AUI.

Desde sus inicios se comprobó que la emisión captada por los radiotelescopio no era térmica, esto es, al contrario que lo que ocurre con las estrellas, no sigue un patrón de “radiación de cuerpo negro”. Esto tuvo intrigados a los astrofísicos durante unos años. La solución llegó por parte del físico ruso V.L.Ginzburg quien en la década de 1950 desarrolló la teoría de la radiación sincrotrón para explicar la emisión en radio de los cuerpos celestes. La emisión sincrotrón es consecuencia de partículas cargadas (electrones) moviéndose muy rápidamente (cerca de la velocidad de la luz) en presencia de campos magnéticos. Estas condiciones se reúnen en objetos violentos y calientes, como explosiones de supernova. Así se explicaba la intensa emisión en radio observada en el disco de la Vía Láctea.

Hay que recordar que los radiotelescopios convencionales no consiguen imágenes del cielo sino que recogen la emisión radio de una zona concreta del firmamento. La región observada suele ser muy grande en comparación con la resolución espacial que tenemos con los telescopios ópticos. Por ejemplo, un radiotelescopio de unos 50 metros de tamaño observando a una frecuencia de 1.4 GHz (21 cm, frecuencia típica en Radioastronomía dado que es donde se encuentra la emisión de gas neutro) necesitaría 4 apuntados (2 en una dirección y 2 en otra) para “barrer” una superficie equivalente al tamaño de la luna llena en el cielo (30 minutos de arco). Así, para hacer imágenes en radio y conseguir resolución espacial hay que usar radio-interferómetros, esto es, conjuntos de radiotelescopios que observan de forma coherente la misma zona del cielo.

Las fuentes de radio casi-estelares

Hacia 1950 los astrofísicos ingleses Martin Ryle y Antony Hewish (quienes ganarían el Nobel de Física en 1975 por sus contribuciones a la Radioastronomía y el descubrimiento de los púlsares) construyeron cerca de Cambridge (Reino Unido) un radio-interferómetro de cuatro elementos con el que cartografiar el cielo del hemisferio norte en frecuencias de radio (82 y 158 MHz, a longitudes de onda de 3.7 y 1.9 metros, respectivamente, ver nota al pie). Por entonces otros radiotelescopios estaban encontrando multitud de objetos muy pequeños pero que emitían gran cantidad de luz en esas frecuencias. En 1959 Ryle, Hewish y el grupo de radioastronomía de la Universidad de Cambridge confirmó la detección de cientos de estos misteriosas fuentes de radio puntuales dentro del famoso catálogo “3C” (a 158 MHz), que compilaba las posiciones en el cielo de 471 de estos objetos más precisas hasta la fecha. ¿Cuál era la naturaleza de estas “radio fuentes casi estelares”? ¿A qué distancia estaban? ¿Eran un nuevo tipo de estrella, un tipo de supernova, o estaban a distancias cosmológicas?

Por unos años astrónomos de todo el mundo dirigieron los telescopios “normales” a las zonas del cielo dadas en este catálogo en busca de la identificación con luz óptica de alguna de las fuentes de radio casi-estelar. El mayor problema era saber exactamente dónde se encontraban, dada la escasa resolución angular que aún contaban los radiotelescopios. En efecto, como hemos mencionado anteriormente un radiotelescopio de 50 metros tendría una resolución espacial de 2.2º en el cielo (¡casi cuatro y media lunas llenas!) observando a 158 MHz. Incluso un radio-interferómetro como OVRO (Owens Valley Radio Observatory, California, EE.UU), el mejor en su época, sólo podía resolver objetos mayores de 3 minutos de arco (1/10 parte de la luna llena). ¡Hacían falta radiotelescopios separados por más de 100 km observando a relativamente altas frecuencias (4.1 GHz, longitud de onda de 7 cm) para alcanzar la resolución esperada de 1 segundo de arco (1/1800 parte de la luna llena) equiparable a la obtenida entonces con las placas fotográficas de los telescopios ópticos!

Aún así, en 1960 los astrofísicos americanos Allan Sandage y Thomas Matthews encontraron que en la región del cielo donde se hallaba la radio-fuente 3C 48 existía una peculiar aunque débil estrella azul. Al observar este objeto con los telescopios ópticos encontraron que esta “estrella azul” mostraba unas características nunca observadas antes en estrellas. ¿Era en realidad una estrella? ¿Provenía la emisión en radio de ella? ¿O se trataba de un cuerpo nuevo y exótico, siendo casual su alineación con la radio fuente 3C 48?

Ocultaciones de radio-fuentes puntuales por la Luna

La solución a este enigma llegó un par de años después. Usando el radio-interferómetro de OVRO el radioastrónomo inglés Cyril Hazard había desarrollado una técnica novedosa que permitía conseguir resoluciones casi 1000 veces mejores que las que entonces proporcionaban los radiotelescopios. Para ello se necesitaba que la Luna, en su movimiento sobre la bóveda celeste, ocultase la radio fuente a estudiar. En 1962 Hazard (que entonces trabajaba en la Universidad de Sydney, Australia) convenció a sus colegas Brian Mackey y John Shimmins (CSIRO, Australia) y al director del recién inaugurado radiotelescopio de 64 metros de Parkes (NSW, Australia) para observar la ocultación lunar de una de estas misteriosas radio-fuentes, 3C 273. Gracias al gran tamaño del radiotelescopio de Parkes se podría determinar con alta precisión su posición en el cielo, al poderse alcanzar la resolución de 1 segundo de arco. En 1962 ocurrieron tres ocultaciones de 3C 273 por la Luna visibles desde Parkes: Hazard y su equipo observaron las tres. Así, no sólo precisaron la posición exacta de 3C 273 en el cielo sino que fueron capaces de demostrar que la radiofuente tenía dos componentes alineadas, que además brillaban de forma distinta a distintas frecuencias. Al comparar la posición exacta de 3C 273 con un mapa de estrellas en el óptico, Hazard encontró que era coincidente con una diminuta estrella de magnitud 12.9. ¿Era en efecto esta estrellita el origen de la intensa emisión en radio?



Fotografía del Radiotelescopio de Parkes (NSW, Australia) en 1962. No llevaba ni un año en operación cuando resolvió el misterio de los cuásares. Crédito: CSIRO.

Con estos datos, el astrofísico holandés Maarten Schmidt usó el telescopio Hale de 5 metros del Observatorio de Monte Palomar (Estados Unidos), por entonces (y durante mucho tiempo) el más grande del mundo, para observar la estrella localizada exactamente en la posición de 3C 273. Schmidt encontró un objeto con las mismas peculiaridades vistas anteriormente en la “estrella” cercana a 3C 48. Pero, a diferencia de sus colegas, Schmidt sí fue capaz de percatarse que la “estrella” no era tal, ni tampoco era una supernova, sino que se trataba de una galaxia muy, muy lejana, localizada a más de 2 mil millones de años luz de la Tierra.

En efecto, Schmidt fue capaz de identificar la serie de Balmer del hidrógeno e incluso las líneas emisión de [O III] y de absorción de Mg II en el espectro óptico, todas desplazadas hacia el rojo un factor z = 0.158 (esto es, la velocidad radial a la que parece se aleja este objeto es 47400 km/s). En una edición especial de la prestigiosa revista científica Nature el 16 de marzo de 1963 se publicaron 4 artículos que incluían las observaciones de 3C 273 de Hazard usando el radiotelescopio de Parkes y el hallazgo de la distancia a esta radio-fuente por Schmidt. Se habían descubierto los cuásares y nuestra visión del Universo se agrandaba en órdenes de magnitud. ¡Ni siquiera los cúmulos de galaxias conocidos por entonces estaban tan lejos de nosotros!



Ejemplo de espectro óptico de un cuásar. Se trata de 3C 273 usando datos del telescopio 10m Keck (Hawaii, EE.UU.). El espectro muestra la intensidad (eje vertical) que nos llega a distintas longitudes de onda (eje horizontal), entre 3800 y 9000 Å (rango óptico). Las líneas brillantes y anchas de emisión provenientes del gas altamente ionizado y caliente en el disco de acreción del agujero negro súper-masivo central aparecen claramente, señalamos las más importantes. Con las líneas de emisión y por desplazamiento Doppler podemos calcular a la velocidad a la que 3C 273 parece alejarse de nosotros. Por ejemplo, la línea brillante de la serie de Balmer del hidrógeno Hb se observa a 5630 Å cuando su longitud de onda en reposo es 4681 Å. Con esto se calcula que el desplazamiento al rojo de 3C 273 es z = 0.158, lo que equivale a que el cuásar se aleja de nosotros a una velocidad de 47400 km/s. En primera aproximación, esta velocidad corresponde a una distancia de más de 2200 millones de años luz. Por otro lado, la anchura de las líneas de emisión y su intensidad nos pueden informar sobre la masa del agujero negro súper-masivo del cuásar. Por ejemplo, realizando un ajuste al perfil de la línea brillante de Ha se encuentra que tiene una anchura 12120 km/s. Junto con la intensidad de esta línea se encuentra que 3C 273 alberga un agujero negro central de unos 2700 millones de soles. Crédito: Ángel R. López-Sánchez, Andrew Sheinis y Marta Wolf.


A la caza de los cuásares

Al poco de hacerse público este descubrimiento comenzó una carrera en búsqueda de cuásares en el Universo profundo. 3C 48 estaba aún más lejos que 3C 273, a casi 4 mil millones de años luz de nosotros, alejándose a el 37% de la velocidad de la luz. Para 1964 Schmidt ya había observado varios cuásares y definido sus propiedades básicas: objetos casi-estelares identificados por observaciones radio, con variación periódica de brillo, gran emisión en el rango ultravioleta, líneas de emisión muy anchas y altos desplazamiento al rojo. El término “cuásar” (“quasar” en inglés) fue acuñado por el astrofísico chino-estadounidense Hong-Yee Chiu también en 1964, cuando usó esta palabra por primera vez en un artículo para “Physics Today”.

En unos pocos años estos objetos se identificaron sin usar radiotelescopios. Tal es así que en realidad sólo alrededor del 10% de los cuásares emiten intensamente en ondas de radio. También se encontró que los cuásares variaban rápidamente su brillo. Algunos lo hacían en horas, otros tardaban meses. El cambio de brillo de los cuásares implicaba que su tamaño real era diminuto, no mucho mayor que nuestro Sistema Solar. Esta observación también cambiaba el paradigma existente entonces: el Universo no era algo fijo y estático, sino dinámico, violento y en evolución. Y confirmaba fuertemente la teoría cosmológica del Big Bang en detrimento de la hipótesis del estado estacionario defendida por astrofísico británico Fred Hoyle.

En la actualidad, los astrofísicos tenemos contabilizados más de 200 mil cuásares en todo el firmamento: su número se incrementa cada año. Muchos de ellos se encuentran a enormes distancias de nosotros, a desplazamientos al rojo con z entre 1 y 3 (4000 – 12000 millones de años luz de distancia): lo que detectamos en el rango óptico es la emisión que liberan estos cuásares en el rango ultravioleta. Y gracias a la radio-interferometría de muy larga base (VLBI por sus siglas en inglés, “Very Large Baseline Interferometry”) somos capaces de resolver algunos cuásares con una resolución de decenas de micro-segundos de arco (1/100 de la millonésima parte del tamaño de la luna llena en el cielo).

¿Qué son los cuásares?

Una vez identificados los cuásares como fuentes extragalácticas a enormes distancias de nosotros tocaba preguntarse qué eran realmente y qué mecanismo era el responsable de la enorme cantidad de luz que emiten. En efecto, 3C 273 emite tanta luz como lo harían más de 4 billones (con b) de soles: tal emisión en un objeto tan compacto es difícil de explicar. Se especuló que podrían ser el resultado de la aniquilación de materia con antimateria. Una hipótesis curiosa sugería que estos objetos eran algo así como “agujeros blancos”, la salida del material absorbido por agujeros negros. Otros incluso se aventuraban a sugerir que eran “agujeros de gusano”.

Para la década de los setenta del siglo pasado ya ganaba peso la teoría de que la emisión de los cuásares era consecuencia de la caída del material a un gigantesco agujero negro. Efectivamente ésta es la teoría aceptada en la actualidad: los cuásares son sólo una clase de galaxia con núcleo activo (AGN por sus siglas en inglés, “Active Galactic Nucleus”), la ingente cantidad de luz que emiten y su rápida variabilidad se deben al disco de acreción de gas y polvo formado alrededor de un agujero negro súper-masivo localizado en el centro de la galaxia. La doble componente de la emisión en ondas de radio se crea por chorros de material expulsado a grandes velocidades por los polos del agujero negro. Esta emisión es no-térmica, y dadas las condiciones del sistema, con campos magnéticos intensos, movimientos de electrones relativistas y caída del material al agujero negro central, es del tipo sincrotrón, al igual que emiten las supernovas. Los cuásares también emiten una gran cantidad de energía en rayos X. De hecho, 3C 273 fue uno de los primeros objetos extragalácticos en detectarse en estas altas frecuencias en 1970.



Ilustración que muestra el Modelo Unificado de Núcleo Activo de Galaxia (AGN).
Crédito de la imagen: HST / NASA / ESA / STScI y ESA / NASA / AVO project / Paolo Padovani.

Las galaxias anfitrionas de los cuásares

La confirmación definitiva de que los cuásares están en los centros de galaxias lejanas llegó en la última década del siglo pasado gracias a observaciones conseguidas con el Telescopio Espacial Hubble. La imagen muestra el caso del cuásar 3C 273, el más brillante que conocemos (tanto que es posible “verlo” con nuestros ojos usando un telescopio de aficionado de tipo mediano-grande y una buen mapa de una zona de la constelación de Virgo). Para realzar el contraste, se enmascaró la luz proveniente del centro objeto con un instrumento especial. Aparece así claramente una estructura difusa que se asemeja a una galaxia elíptica: la galaxia que alberga el agujero negro súper-masivo que origina el cuásar. La galaxia anfitriona de 3C 273 tiene una magnitud aparente de 16 y un tamaño de unos 30 segundos de arco en el cielo, sin embargo está completamente deslumbrada por la luz emitida por el agujero negro súper-masivo que habita en su centro. Las observaciones usando el Telescopio Espacial Hubble pudieron incluso revelar detalles en el fino chorro de gas emanado por los polos del agujero negro y que coincide con observaciones en radio de muy alta resolución.



Detalles del cuásar 3C 273 observado con el Telescopio Espacial Hubble. La imagen de la izquierda muestra claramente lo brillante y compacto que es el objeto, lo que hizo que pareciese una estrella. Para conseguir la imagen de la izquierda se utilizó un instrumento (un coronógrafo) que bloqueaba la luz del cuásar, dejando ver su galaxia anfitriona. En ambas tomas se aprecia el chorro de gas a alta velocidad proveniente del agujero negro súper-masivo central. Una de las componentes de la emisión en radio de 3C 273 coincide perfectamente con este chorro de gas. Crédito de la imagen: HST / NASA / ESA / STScI.

Las masas estimadas de estas bestias astronómicas pueden superar los mil millones de veces la masa del Sol, aunque normalmente están alrededor de las pocas centenas de millones de masas solares. La masa del agujero negro súper-masivo se puede estimar midiendo la “anchura” de las líneas de emisión brillantes observadas en los espectros de los cuásares. Como el material es consumido por el agujero negro en relativamente poco tiempo, los cuásares muestran una etapa breve de la evolución de las galaxias, siendo ésta la razón de que los veamos únicamente a grandes distancias. Es posible que incluso nuestra Vía Láctea pasara por una fase activa tipo cuásar hace unos pocos miles de millones de años.


Nota: Usando Física General, la relación entre longitud de onda y frecuencia es simplemente λ * ν = c, donde λ (lambda) es la longitud de onda (en metros), ν (nu) es la frecuencia (en hercios) y c es la velocidad de la luz (en metros por segundo).

| Publicado 2015-03-31 , 07:09 | ¡ Comenta esta historia ! | 1 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Investigacion, Naukas, Historia_Astronomia, Cosmologia, Galaxias, Personal, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

Zoco de Astronomía: Las estrellas novas

Artículo publicado originariamente en el suplemento el Zoco de Diario Córdoba el domingo 29 de marzo de 2015. Está basado en este post de la semana pasada, por lo que si lo leíste entonces encontrarás muchas similitudes.


En épocas pretéritas, muy anteriores a la aparición de la contaminación lumínica en nuestras ciudades, los seres humanos mirábamos más a menudo el firmamento. Era nuestro reloj, nos servía para conocer el paso de las estaciones o para saber cuándo había que levantarse antes del amanecer. Filósofos, artistas, sacerdotes y sabios exploraban el cielo en busca de respuestas. Algunos hicieron de la contemplación del cielo estrellado su propia profesión, preparando catálogos de estrellas y complicados tratados en donde se explicaba el movimiento de los planetas según un modelo geocéntrico, esto es, con la Tierra (y no el Sol) como el centro del Sistema Solar. Estos astrónomos conocían tan bien el cielo que sabían identificar rápidamente los acontecimientos extraordinarios, como la aparición de un cometa. Quitando el movimiento de los planetas, los cielos eran inmutables, y nos siguen pareciendo inmutables hoy día. Por eso, cuando en noviembre de 1572 el astrónomo danés Tycho Brahe identificó una nueva estrella en la constelación de Casiopea, sus observaciones chocaron fuertemente con la idea aristotélica de la época de la inmutabilidad de los cielos. En 1973 Tycho publicó su libro “De nova et nullius aevi memoria prius visa stella“, en latín “Sobre la estrella nueva y nunca vista antes por nadie”, que describía sus observaciones. Desde entonces a este tipo de estrellas que aparecen repentinamente en el cielo se las conoce como “novas” o “supernovas” (las novas más brillantes).

No fue hasta la década de los 30 del siglo pasado cuando se estableció que una “nova” y una “supernova” eran cosas distintas. En la actualidad el término “supernova” indica la destrucción completa de una estrella tras una violenta explosión, pero esto no ocurre en una nova. La explicación que los astrofísicos dan a las novas es la siguiente: son estrellas enanas blancas que poseen una estrella compañera muy cercana. La enana blanca va arrancando poco a poco material a la estrella compañera. Este material (hidrógeno y helio) cae a la superficie de la enana blanca, donde de repente se fusiona, esto es, el hidrógeno y el helio robados se transforman en elementos más pesados. Este proceso libera gran cantidad de energía, lo que se traduce en un gran aumento en el brillo de la estrella. En muchos casos, la nova pasa de no verse a simple vista a ser un astro destacado en el cielo. En este punto hay que matizar que un tipo de supernovas, las clasificadas como “Ia”, tienen un origen similar: es una enana blanca robando material a una estrella compañera cercana. Pero en una supernova de tipo Ia es la propia enana blanca la que explota, destruyendo completamente el sistema. La “estrella nova” de Tycho Brahe era en realidad una supernova de tipo Ia. Esto no ocurre con las novas: ambas estrellas siguen vivas tras la explosión termonuclear. De hecho, las novas suelen ser “recurrentes”, esto es, cada cierto tiempo (años o decenas de años) experimentan un aumento repentino de brillo.



(Izquierda) Mapa de Hevelius, fechado el 25 de julio de 1670, detallando la posición de la “Estrella Nova” bajo la cabeza del Cisne, en la constelación de la Raposa (Vulpecula). (Derecha) Imagen de los restos de la nova observada en 1670 tal y como se observan en la actualidad. En azul se codifica la luz en en rango óptico usando observaciones del telescopio Gemini Norte (Hawaii, EE.UU.). En rojo y en verde se codifican la emisión en ondas milimétricas detectada por el radiotelescopio APEX (Atacama, Chile) y el radiointerferómetro SMA (Hawaii, EE.UU.), respectivamente. Crédito: Royal Society (mapa de Hevelius), ESO/T. Kamiński (imagen).

Justo estos días han aparecido dos noticias astronómicas relacionadas con novas. Por un lado, el 15 de marzo el astrónomo aficionado australiano John Seach descubrió una nova en Sagitario. Bautizada como Nova Sagittarii 2015 No. 2 se ha podido incluso ver a simple vista a principios de semana. Pero su brillo ya está decayendo, ahora mismo está justo en el límite de visión con el ojo desnudo (*). Por otro lado, el Observatorio Europeo Austral (ESO) hizo pública la noticia del nuevo estudio sobre la “misteriosa” nova de 1670. Estudiada por Hevelius y Cassini en el siglo XVII y localizada en la constelación de La Raposa (Vulpecula), justo debajo de la cabeza del Cisne, el comportamiento de este objeto nunca fue similar al observado en otras novas. Gracias a nuevos estudios usando telescopios y radiotelescopios se ha podido demostrar que el fenómeno fue originado por el choque de dos estrellas. Así se ha creado una nueva definición de estrellas explosivas: las “novas rojas luminosas”, producto del choque de dos estrellas. Poco a poco seguimos arrancando secretos al Cosmos.



Artículo de Astronomía publicado en el suplemento el Zoco de Diario Córdoba el domingo 29 de marzo de 2015.



(*) OJO: las observaciones enviadas a AAVSO en los últimos días indica que la nova Sagittarii 2015 No 2 ha vuelto a subir de brillo. Ahora está entre magnitud 4.5 y 5, así que se necesitan más observaciones de este objeto

| Publicado 2015-03-30 , 08:46 | ¡ Comenta esta historia ! | 0 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Zoco, Estrellas, Observacion Astronomica, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

El chorro energético del agujero negro súpermasivo de 3C 321

Continuando con la historia de ayer sobre agujeros negros, hoy os dejo otro ejemplo de cómo los más masivos (los que se encuentran en los centros de las galaxias) realmente influyen mucho en sus alrededores. De nuevo tenemos que usar datos multifrecuencia, combinando imágenes en óptico (también ultravioleta e infrarrojo a veces) con observaciones tanto en rayos X (que son los que trazan los fenómenos más energéticos de las galaxias) como en continuo de radio (emisión que se llama "de sincrotrón" y que se origina por las partículas cargadas a grandes velocidades moviéndose según dicta el intenso campo magnético que generan objetos energéticos como púlsares o agujeros negros). En el caso que os presento hoy se trata de la galaxia 3C 321. Este objeto está a 1400 millones de años luz de nosotros, proyectado sobre la constelación de la Serpiente. En realidad son dos galaxias en interacción separadas por sólo 20 mil años luz (menos de la distancia del Sol al centro de la Vía Láctea). La galaxia mayor posee un agujero negro súper-masivo en su centro. Este agujero negro es activo y ha creado un enorme chorro de material que se escapa de la galaxia principal a grandes velocidades. La peculiaridad del sistema es que este chorro de materia atraviesa la galaxia enana compañera.



(Izquierda) Imagen multifrecuencia de la pareja de galaxias 3C 321 combinando datos en rayos X del satélite Chandra de NASA (en púrpura), datos ultravioleta del Telescopio Espacial Hubble (HST, NASA/ESA, en rojo), datos en óptico también del HST (en amarillo y naranja) y datos en radio-continuo (en azul) conseguidos con los interferómetros VLA (EE.UU.) y MERLIN (Reino Unido). El chorro energético de gas que sale del centro de la galaxia mayor (a la izquierda) destaca en color azul, la emisión en radiocontinuo, y atraviesa la galaxia enana compañera. Un punto brillante azul muestra el lugar donde este chorro ha chocado con la galaxia enana, disipando pare te su energía. El chorro energético se ve afectado por ello, y de hecho es desviado parcialmente por la galaxia enana. Los paneles pequeños a la derecha muestran las imágenes individuales obtenidas en cada uno de los rangos espectrales usados para crear la imagen de la izquierda. Crédito: X-ray: NASA/CXC/CfA/D.Evans et al.; Optical/UV: NASA/STScI; Radio: NSF/VLA/CfA/D.Evans et al., STFC/JBO/MERLIN.

El efecto que tiene el chorro de material energético, dominado por radiación en altas energías, sobre la galaxia enana es brutal. No sólo porque "barre" el gas difuso que la galaxia enana pudiera tener, inhabilitando así la formación estelar, sino porque en el caso de existir planetas como la Tierra en esa galaxia enana sus atmósferas se verían afectadas seriamente, por ejemplo, la capa de ozono sería destruida por completo. No obstante, algunos astrofísicos sostienen que, una vez pasado el chorro de gas energético, se podría inducir la formación estelar de nuevo en la galaxia enana al volver a caer el gas difuso a su interior.



Comparación entre la imagen multrifrecuencia de 3C 321 (izquierda) y una ilustración artística que esquematiza el efecto del chorro energético lanzado por el agujero negro súper-masivo sobre la galaxia enana. Los detalles más importantes están identificados. Crédito: Imagen: X-ray: NASA/CXC/CfA/D.Evans et al.; Optical/UV: NASA/STScI; Radio: NSF/VLA/CfA/D.Evans et al., STFC/JBO/MERLIN; Ilustración: NASA/CXC/M. Weiss.

Otra peculiaridad de 3C 231 es que esta alineación tan buena entre el chorro de gas emitido por el agujero negro súper-masivo y la galaxia enana es muy raro. En realidad, algunos de estos chorros energéticos duran poco tiempo dentro de la escala del Cosmos. En el caso del chorro de 3C 231 se estima no tiene más de un millón de años, un suspiro en el tiempo de vida de las galaxias. De ahí la importancia que tiene estudiar este curioso fenómeno.



Imagen de gran campo centrada sobre 3C 321 y que muestra la extensa emisión tanto en radiocontinuo (en azul) como en rayos X (en púrpura), mostrando dos lóbulos a 1.7 millones de años luz creados por los chorros de material energéticos lanzados por el agujero negro súper-masivo central de la galaxia principal. Crédito: X-ray: NASA/CXC/CfA/D.Evans et al.; Radio: NSF/VLA/CfA/D.Evans et al., STFC/JBO/MERLIN.

En realidad, los chorros energéticos emitidos por el agujero negro súpermasivo del centro de la galaxia principal de 3C 321 llegan muy lejos. Como muestra la imagen superior, alcanzan una distancia de 1.7 millones de años luz, esto es, más de 3/4 de distancia entre la Vía Láctea y la galaxia de Andrómeda. En efecto, 3C 321 es un ejemplo de radiogalaxia con dos chorros y dos lóbulos finales.

Historias relacionadas

- Agujeros negros de masa intermedia (26 de marzo de 2015)

- Ciencia ciudadana con Radio Galaxy Zoo (6 de marzo de 2015)

- De galaxias azules y jóvenes a galaxias rojas y muertas (4 de febrero de 2015)


Más información

- Nota de prensa de satélite Chandra (NASA): "Death Star' Galaxy Black Hole Fires at Neighboring Galaxy", 17 de diciembre de 2007, en inglés.

| Publicado 2015-03-27 , 23:49 | ¡ Comenta esta historia ! | 0 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Galaxias, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

Agujeros negros de masa intermedia

Escribir una entrada sobre agujeros negros puede ser peligroso. Primero porque son unos objetos tan curiosos que atraen a todo el mundo, además de ser en muchas ocasiones clave para historias de ciencia ficción. Segundo porque yo no soy un experto mundial en agujeros negros: mi tema de investigación es la formación estelar en galaxias. Tercero, porque uno puede empezar a hablar y hablar, bueno, a escribir y a escribir, buscar referencias y citar trabajos previos (sean de divulgación o científicos) y nunca parar. Por eso voy a intentar hacer esta historia breve y concisa. Espero que también sea clara.

Un agujero negro es un objeto tan masivo y compacto que la velocidad que necesitas para salir de él es mayor que la velocidad de la luz. Como nada en este Universo (al menos con la Física que tenemos ahora, y no me vengáis con los taquiones) puede superar o (en el caso de una partícula material) incluso alcanzar la velocidad de la luz, un rayo de luz que pudiera emitir este tipo de objetos volvería a caer hacia dentro, no volvería a salir. Nada puede salir. De ahí que se designaran "agujeros negros". Estos cuerpos son muy importantes tanto a la hora de entender la evolución de las estrellas masivas, como la propia evolución de las galaxias, e incluso la Cosmología.

Atendiendo a su masa, existen dos tipos básicos de agujeros negros. Por un lado tenemos agujeros negros que se han creado después de la muerte de las estrellas más masivas como supernovas. Estrellas que tuvieran una masa inicial de más de 25-30 veces la masa del Sol, después de quemar su combustible a un ritmo alocado en escasos millones de años y explotar como supernovas, terminan convirtiéndose en un agujero negro porque lo que queda del núcleo de la estrella muerta se ha condensado a un tamaño tan pequeño (kilómetros) y es tan masivo que ni la luz puede escapar de él. Estos son los agujeros negros estelares, los clásicos de toda la vida.

Pero existen otro tipo de agujeros negros: los que habitan en el centro de las galaxias. Estos objetos son unos verdaderos monstruos, tienen más de 1 millón de veces la masa del Sol, en algunos casos incluso alcanzando los miles de millones de masas solares. Son agujeros negros galácticos o agujeros negros súper-masivos. Estos objetos negros son los que "activan" los cuásares, las radiogalaxias, y otros tipos de galaxias con núcleos activos. Tienen una importancia vital a la hora de entender la evolución de las galaxias, dado que pueden hacer suprimir la formación estelar en las galaxias que los albergan, al destruir o expulsar lejos el gas que se necesita para crear nuevos soles. Nuestra propia Galaxia posee un agujero negro súper-masivo, justamente hoy ESO publica una nota de prensa que tiene como protagonista a este objeto.

La pregunta es ahora: si hay agujeros negros de baja masa (agujeros negros estelares) y agujeros negros súper-masivos (agujeros negros galácticos), ¿existen los agujeros negros de masa intermedia? Deberían existir tales objetos, porque la hipótesis que se tiene de la creación de los agujeros negros súper-masivos es por la acreeción de millones de agujeros negros estelares. Así, deberían existir agujeros negros con masas justo entro los dos extremos, esto es, de masas intermedias (miles o decenas de miles de veces la masa del Sol). No obstante, estos agujeros negros de masa intermedia son esquivos de observar, y han eludido a los astrónomos desde hace tiempo. Existen evidencias observacionales de que algunas galaxias enanas y galaxias espirales de baja masa poseen agujeros negros de masa intermedia. A estas pruebas hay que sumar el descubrimiento de un agujero negro de masa intermedia es la partes externas de una galaxia espiral. La investigación científica la ha liderado mi amiga y colega Mar Mezcua (ahora en Harvard Centre for Astrophysics de Boston, EE.UU., aunque hasta hace poco estaba en el Instituto de Astrofísica de Canarias(*), donde realizó casi todo el estudio científico).



Imagen de la galaxia espiral NGC 2276 combinando datos en óptico (rojo, verde azul), rayos X (rosa) y radio (en rojo dentro del recuadro). Los datos en rayos X provienen de observaciones en el satélite Chandra (NASA), los datos en radio corresponden a observaciones usando el "European Very Long Baseline Interferometry Network" (Red Europea de Interferometría de Muy Larga Base). La fuente detectada en radio (NGC 2276-3c) es un agujero negro de masa intermedia, con una masa de unas 50 mil veces la del Sol. Crédito: X-ray: NASA/CXC/SAO/M.Mezcua et al & NASA/CXC/INAF/A.Wolter et al; Optical: NASA/STScI and DSS; Inset: Radio: EVN/VLBI.

Mar (quien ha compartido alguna aventura astronómica conmigo en Australia) y sus colaboradores combinaron datos en rayos X (observaciones en el satélite Chandra de NASA) y datos en radio (usando la "European Very Long Baseline Interferometry Network", Red Europea de Interferometría de Muy Larga Base) para estudiar una zona muy concreta de la galaxia NGC 2276. Esta galaxia espiral a unos 100 millones de años luz de distancia, proyectada sobre la constelación boreal de Cefeo. En uno de los brazos espirales de NGC 2276 se encuentra una fuente ultraluminosa en rayos X (ULX por sus siglas en inglés, ultraluminous X-ray source) conocida como NGC 2276-3c (en realidad son 5 fuentes de rayos X muy cercanas, NGC 2276-3c es una de las componentes). A pesar de que se conocen cientos de objetos del tipo ULX su naturaleza aún no está clara, aunque al emitir en rayos X se asocian a fenómenos violentos, como agujeros negros. Las nuevas observaciones apuntan a que este objeto, que emite tanto en rayos X como en en ondas de radio, es un agujero negro de masa intermedia (IMBH por sus siglas en inglés, intermediate-mass black hole). El estudio combinado de los datos en rayos X y radiocontinuo ha permitido "pesar" este objeto, que tiene una masa de unos 50 000 soles.

Pero la sorpresa no acaba ahí. NGC 2276 es una galaxia con un ritmo de formación estelar relativamente elevado para su clase: ahora mismo está formando el equivalente a entre 5 y 15 estrellas de tipo Sol al año. Por comparación, el ritmo de formación estelar en la Vía Láctea (que es más grande que NGC 2276) no supera las 1 ó 2 veces la masa del sol al año. Ya se sabía que la razón de esta actividad es que NGC 2276 ha sufrido la colisión de una galaxia enana hace poco. De hecho su efecto también se ve en la imagen, dado que la morfología de la galaxia, sobre todo en su parte superior derecha, es bastante atípica, lo que sugiere que la galaxia enana ha sido engullida por NGC 2276. Pues bien, hay sospechas fundadas de que el agujero negro de masa intermedia encontrado aquí provenga en realidad de la galaxia enana. Este hallazgo es vital a la hora de comprender no sólo cómo evolucionan y crecen las galaxias, sino cómo se forman los agujeros negros súper-masivos después de que galaxias se fusionen y terminen también fusionando sus agujeros negros centrales.

El estudio científico de Mar Mezcua y colaboradores también revela que NGC 2276-3c ha producido un intenso chorro que emite en frecuencias de radio y que se extiende por más de 2000 años luz. Además, la región que rodea a esta intensa fuente, en un radio de 1000 años luz, no contiene estrellas masivas. Esto sugiere que el agujero negro de masa intermedia ha influido notablemente en sus alrededores: posiblemente el chorro ha limpiado esta zona de gas frío, inhabilitando la formación estelar.

Finalmente, las propiedades encontradas para NGC 2276-3c casan a la perfección a ser objetos a medio camino entre los agujeros negros súper-masivos y los agujeros negros estelares, proporcionando nuevas pistas a la hora de entender la evolución cosmológica tanto de galaxias como de agujeros negros.

¡Felicidades, Mar! ¡Y que la próxima vez me entere por ti y no por otros lados!


Historias relacionadas

- Ciencia ciudadana con Radio Galaxy Zoo (6 de marzo de 2015)

- De galaxias azules y jóvenes a galaxias rojas y muertas (4 de febrero de 2015)


Más información

- Nota de prensa del Observatorio Europeo Austral: La mejor imagen obtenida hasta ahora de una nube de polvo que pasa junto al agujero negro del centro de la galaxia, 26 de marzo de 2015

- Nota de prensa de Chandra (NASA): NASA's Chandra Finds Intriguing Member of Black Hole Family Tree , 25 de febrero de 2015

- Nota de prensa de MPIfR: A Missing Link in the Family Tree of Cosmic Black Holes, 5 de marzo de 2015

- Artículo científico en astro-ph: The powerful jet of an off-nuclear intermediate-mass black hole in the spiral galaxy NGC 2276, M. Mezcua, T.P. Roberts, A.P. Lobanov, A.D. Sutton, 2015, MNRAS, en prensa.


(*) Por supuesto, la fuga de cerebros es una leyenda urbana...

| Publicado 2015-03-26 , 23:00 | ¡ Comenta esta historia ! | 2 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Estrellas, Galaxias, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

¿Qué son las novas?

En noviembre de 1572 el astrónomo danés Tycho Brahe identificó una nueva estrella en la constelación de Casiopea. Este astro nunca se había visto antes y "chocaba" fuertemente con la idea aristotélica de la época de la inmutabilidad de los cielos. Al año siguiente Tycho describió sus observaciones en el libro “De nova et nullius aevi memoria prius visa stella“, en latín sería algo así como "Sobre la estrella nueva y nunca vista antes por nadie". Fue así como se introdujo el término nova en la ciencia de la Astronomía para describir estrellas que, repentinamente, aumentaban de brillo, para luego decaer de nuevo de luminosidad y dejar de verse de nuevo. Cierto tiempo después se encontró que algunas de estas novas eran especialmente brillantes y tenían propiedades intrínsecamente distintas a las menos brillantes, por lo que se estableció la separación entre novas y supernovas, siendo obviamente éstas las más brillantes.



Esquema del funcionamiento de una nova. Una estrella enana blanca "roba" el material a una estrella compañera, generalmente una gigante roja. El material robado se fusiona de forma violenta haciendo aumentar notablemente el brillo del sistema. El esquema de una supernova de tipo Ia es similar, pero lo que en este caso ocurre es que el material arrancado añadido a la enana blanca hace la estrella supere las 1.4 veces la masa del Sol (Límite de Chandrasekhar), lo que hace fusionar el núcleo de carbono de la enana blanca. Esta fusión es muy violenta y hace explotar a la enana blanca. Crédito ilustración NASA/CXC/M.Weiss.

No fue hasta la década de los 30 del siglo pasado cuando se estableció que, ciertamente, una “nova” y una “supernova” eran cosas distintas. En la actualidad el término supernova indica la destrucción completa de una estrella tras una violenta explosión. Pero esto no ocurre en una nova. La explicación que los astrofísicos dan a las novas es la siguiente: son estrellas enanas blancas que poseen una estrella compañera muy cercana. La enana blanca va arrancando poco a poco material a la estrella compañera. Este material (hidrógeno y helio) cae a la superficie de la enana blanca, donde de repente se fusiona, esto es, el hidrógeno y el helio robados se transforman en elementos más pesados. Este proceso libera gran cantidad de energía, lo que se traduce en un gran aumento en el brillo de la estrella. En muchos casos, la nova pasa de no verse a simple vista a ser de los astros más brillantes del cielo. En este punto hay que matizar que un tipo de supernovas, las clasificadas como “Ia”, tienen un origen similar: una enana blanca robando material a una estrella compañera cercana. Pero en una supernova de tipo Ia es la propia enana blanca la que explota, destruyendo completamente el sistema, mientras que en una nova sólo "explota" (se fusiona) el material arrancado a la estrella compañera. La “estrella nova” de Tycho Brahe era en realidad una supernova de tipo Ia. Esto no ocurre con las novas: ambas estrellas siguen vivas tras la explosión termonuclear. De hecho, las novas suelen ser “recurrentes”, esto es, cada cierto tiempo (años o decenas de años) experimentan un aumento repentino de brillo.

¿Y a qué viene ahora este post sobre novas? Pues porque justo estas semanas han aparecido un par de noticias astronómicas relacionadas con novas. Por un lado, el 15 de marzo el vulcanólogo-aventurero y astrónomo aficionado australiano John Seach descubrió una nova en Sagitario. Bautizada como Nova Sagittarii 2015 No. 2, se puede ver ahora a simple vista desde un lugar relativamente oscuro, por supuesto, si se sabe dónde mirar, es necesario un mapa de la zona, como este:



Carta con la localización de la Nova Sagittarii 2015 No. 2 en la constelación de Sagitario. Los números representan la magnitud de las estrellas omitiendo el punto decimal (e.g., 82 indica una estrella de magnitud 8.2) que sirven para poder estimar la magnitud de la estrella. Crédito: AAVSO.

Esta nova ha estado subiendo de brillo desde que fue descubierta hace dos semanas (magnitud seis, justo en el límite de verse a simple vista) hasta la magnitud 4 el 21 de marzo. Ahora su brillo ya está cayendo, las últimas observaciones visuales proporcionadas por AAVSO indican que tiene magnitud entre 5.5 y 6. Para observarla hay que madrugar, dado que la mejor visión de la constelación de Sagitario se obtiene antes del amanecer en estas épocas del año.



Imagen de los restos de la nova observada en 1670 tal y como se observan en la actualidad. En azul se codifica la luz en en rango óptico usando observaciones del telescopio Gemini Norte (Hawaii, EE.UU.). En rojo y en verde se codifican la emisión en ondas milimétricas detectada por el radiotelescopio APEX (Atacama, Chile) y el radiointerferómetro SMA (Hawaii, EE.UU.), respectivamente. Crédito: ESO/T. Kaminski.

Por otro lado, el lunes pasado el Observatorio Europeo Austral (ESO) hizo pública la noticia del nuevo estudio sobre la “misteriosa” nova de 1670. Observada por Hevelius y Cassini en el siglo XVII y localizada en la constelación de La Raposa (Vulpecula), justo debajo de la cabeza del Cisne, el comportamiento de este objeto nunca fue similar al observado en otras novas. Gracias a nuevos estudios usando nuevos datos conseguidos con los telescopios Gemini Norte (Hawaii, EE.UU.), el radiotelescopio APEX (Atacama Parhfinder Experiment), el radio-interferómetro SMA (Submillimeter Array) y el radiotelescopio Effelsberg se ha podido demostrar que el fenómeno fue originado por el choque de dos estrellas. En efecto, la composición química no casa con la esperada por las novas tradicionales, y el gas frío circundante está lleno de moléculas que tampoco es lo esperado. Además, la masa de este gas frío es demasiado grande para provenir de la explosión de una nova. La hipótesis que mejor explica las observaciones es que lo que ocurrió fue el choque de dos estrellas. Así se ha creado una nueva definición de estrellas explosivas: las novas rojas luminosas, producto del choque de dos estrellas. Este tipo de objetos transitorios son más brillantes que las novas, pero no tanto como las supernovas.


Historias relacionadas

- Zoco Astronomía: La supernova de 1006 (mayo 2014)

- M82 y SN2014J con Telescopio William Herschel (enero 2014)

- Supernovas, Energía Oscura, y Premio Nobel de Física 2011 (septiembre de 2011)

- Supernovas de tipo Ia, julio de 2011.

- ¿Qué es una supernova?, junio de 2011.

- La supernova de los Anasazi, julio de 2004.


Más información

- Nota de prensa de ESO, 23 de marzo de 2015

- Página de AAVSO con los datos de la Nova Sgr 2015 No. 2

| Publicado 2015-03-25 , 23:53 | ¡ Comenta esta historia ! | 0 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Estrellas, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

Tuiteando durante un eclipse total

Debo reconocer que gracias a esa maravilla de Twitter pude seguir, casi en directo, como se vio el Eclipse Total de Sol del pasado viernes 20 de marzo de 2015 en muchos lugares a la vez. Por primera vez me he animado a compilar esos "tuits" en una Estorifai (Storify), aquí va, a ver si sale bien:



No consigo que salga centrado en la ventana... Agradeceré cualquier comentario sobre cómo se ve en tu dispositivo o si va extremadamente lento.

Mi selección de tuits:













No te pierdas el último vídeo... se nota que el muchacho no estaba preparado a lo que es realmente un eclipse total de sol...

| Publicado 2015-03-24 , 08:02 | ¡ Comenta esta historia ! | 1 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Twitter, Observacion Astronomica, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |

Zoco de Astronomía: Nuevas vistas de M 16

Artículo publicado originariamente en el suplemento el Zoco de Diario Córdoba el domingo 22 de marzo de 2015.

Aunque no nos lo parezca, el Telescopio Espacial Hubble (HST) cumple 25 años de vida en el espacio en 2015. En efecto, el HST (que es un proyecto conjunto de la NASA y de la Agencia Espacial Europea ESA) fue puesto en órbita el 24 de abril de 1990. Siguiendo una órbita circular a 593 kilómetros sobre el nivel del mar, HST completa una vuelta a la Tierra en 96 minutos. Con su “modesto” espejo de 2.4 metros de tamaño, el Telescopio Espacial Hubble ha proporcionado infinidad de datos y de imágenes del Universo profundo muy difíciles de obtener desde la superficie terrestre, revolucionando en muchos aspectos nuestra comprensión del Universo.

Una de las primeras imágenes que Hubble consiguió, y quizá de las más famosas, es la conocida como “Pilares de la Creación”. Obtenida en 1995, la imagen muestra el centro de la Nebulosa del Águila (M 16), una región de formación estelar rica en gas y polvo. Localizada a 6500 años luz de distancia, proyectada sobre la constelación de la Serpiente, esta nebulosa presenta unas columnas oscuras en su centro que, por entonces, no se lograban explicar bien. La imagen del HST permitió confirmar que los pilares oscuros, formados sobre todo de gas hidrógeno molecular y de polvo, existen por la acción de las estrellas masivas cercanas (que han nacido del gas de la nebulosa). Su intensa radiación ultravioleta está “rompiendo” el gas molecular, originando así estas curiosas estructuras. Los datos del HST también sirvieron para descubrir unos “pelos” que surgen de las puntas de las columnas. Estos “pelos” son en realidad la sombra que unas diminutas zonas densas, ya liberadas de las columnas, proyectan sobre ellas. Las zonas densas (los “Huevos del Águila” se llamaron, por el acrónimo “EGG”, en inglés, “Glóbulo Gaseoso en Evaporación”) contienen en su interior estrellas en formación.



Imágenes del centro de la Nebulosa del Águila (M 16) obtenidas en 2014 por la cámara WFC3 del Telescopio Espacial Hubble (NASA/ESA). La toma de la izquierda muestra una imagen en colores visibles (los que ven nuestros ojos). Los colores codifican la emisión en hidrógeno y nitrógeno una vez ionizados (verde), azufre una vez ionizado (rojo) y oxígeno dos veces ionizado (azul). La toma de la derecha combina datos en infrarrojo cercano, en las bandas YJ (azul) y H (dorado) y corresponde a la misma zona del cielo. Se necesitaron 30.5 horas para completar las imágenes en la banda óptica, y 22.4 horas para las imágenes en colores del infrarrojo cercano. Crédito: NASA, ESA, and the Hubble Heritage Team (STScI/AURA).

A finales de 2014 el HST volvió a mirar a la Nebulosa del Águila, obteniendo las dos detalladas imágenes que mostramos aquí. A la izquierda se ofrece una vista del centro de M 16 en luz visible (los colores que nosotros vemos). Esta toma mejora enormemente la versión de 1995 y permite ver aún más detalles de los violentos fenómenos de formación estelar en M 16. Los colores marcan además el elemento químico predominante en cada región: el hidrógeno y el nitrógeno están en verde, el azufre (que indica material denso o choques) en naranja, y el oxígeno (que indica las zonas del gas más calientes) en azul. Los pilares oscuros tienen un tamaño cercano a los 5 años luz.

La imagen de la derecha (que es exactamente la misma zona del cielo que se muestra en la imagen de la izquierda) se obtuvo con el HST usando filtros del infrarrojo cercano (colores más rojos que nuestro rojo). Esta radiación no se absorbe por el polvo interestelar y permite ver mucho más lejos. La mayoría de las estrellas que se observan en esta toma están detrás de la nebulosa, aunque también se descubren algunos astros muy jóvenes escondidos dentro de los pilares de gas. El color azulado que aparece en la imagen de la derecha sobre las columnas de gas proviene del material calentado por la intensa radiación ultravioleta emitida por las estrellas masivas de la nebulosa (no aparecen en la imagen, estarían arriba a la derecha). La imagen en infrarrojo cercano también ha permitido comprobar que la razón por la que existen los pilares es porque sus extremos superiores son muy densos. De esta manera “bloquean” la luz de las estrellas masivas que ahora no puede llegar al gas frío que está debajo. Sin embargo el gas entre los pilares ya hace tiempo que se ha perdido, destruido por la la acción de los nuevos soles. Aún así, estas estructuras parecen ser efímeras en el proceso de formación estelar, pero dan pistas a los astrofísicos a entender mejor cómo ocurre. No en vano, el Sol y todo el Sistema Solar nació del gas difuso de una nebulosa como la de M 16 hace unos 4600 millones de años.



Artículo de Astronomía publicado en el suplemento el Zoco de Diario Córdoba el domingo 22 de marzo de 2015.


Historias relacionadas

- Zoco de Astronomía: El color en la Nebulosa del Águila (27 de abril de 2012).

- La nebulosa del Águila en filtros estrechos (27 de febrero de 2008)


Más información

- Nota de prensa del Telescopio Espacial Hubble, en inglés.

| Publicado 2015-03-23 , 09:23 | ¡ Comenta esta historia ! | 0 Comentarios | Enlace | In English using Google Translate |
| Categorías : Zoco, Nebulosas, Astronomía |

| Compárteme en : Menéame | Delicious | Digg | Reddit | Technorati | Bitacoras.com |





Imagen Astronómica
del Día (APOD)

El Observatorio (APOD en Castellano)

Imagen Lunar del Día

Astronomical Sketch
of the Day

Archivos

<Abril 2015
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

  • Historias
  • Astronomía

  • --- Sistema Solar
    --- Exoplanetas
    --- Estrellas
    --- Nebulosas
    --- Galaxias
    --- Cosmología
    --- Historia Astronomía

  • Mi investigación
  • Observación
  • Observatorios
  • Cielo Oscuro

  • Ciencia General
  • Libros
  • Lobos
  • Escepticismo
  • Loco Mundo
  • Personal

  • Zoco Astronomía
  • Naukas
  • caosyciencia.com
  • The Lined Wolf
  • Visitas desde 1/10/2004

    Locations of visitors to this page
    Creative Commons License

    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

    Ultimos Comentarios

  • Miguel Angel García Díaz en Zoco de Astronomía: El cúmulo del Joyero
  • Miguel Angel García Díaz en Tuiteando durante un eclipse total
  • Mukuki en Zoco de Astronomía: El cúmulo del Joyero
  • angelrls, El Lobo Rayado en HST confirma una fusión de galaxias analizada en mi tesis doctoral
  • angelrls, El Lobo Rayado en HST confirma una fusión de galaxias analizada en mi tesis doctoral
  • angelrls, El Lobo Rayado en Un día cualquiera en la vida de un astrofísico con familia
  • Mukuki en Doble paso nocturno de la ISS sobre la noche europea
  • Mukuki en Un día cualquiera en la vida de un astrofísico con familia
  • Mizar en Doble paso nocturno de la ISS sobre la noche europea
  • Miguel Angel García Díaz en Un día cualquiera en la vida de un astrofísico con familia
  • ¿Por qué Lobo Rayado?
    Rayas para todos los gustos: de estrellas, nebulosas y galaxias.

    ¡Escríbeme!


    ¡Sígueme!

    My Flickr

    www.flickr.com
    Galería de angelrls, El Lobo Rayado Ir a la galería de angelrls, El Lobo Rayado

    Fase Lunar

    Enlaces Astronómicos

    Sociedad Española de Astronomía

    INFOASTRO: ¿Qué sucede en el Universo?

    Instituto de Astrofísica de Canarias

    Instituto de Astrofísica de Andalucía

    Agrupación Astronómica de Córdoba

    Sociedad Astronómica Granadina

    ADS: The NASA Astrophysics Data System

    NED: Search for Objects by Object Name

    SIMBAD: Astronomical Database

    AstroPH: Astrophysical Papers

    Hubble Space Telescope

    Gran Telescopio CANARIAS

    Isaac Newton Group

    CSIRO Astronomy & Space Science / Australia Telescope National Facility

    National Radio Astronomy Observatory

    Australian Astronomical Observatory

    Research School of Astronomy and Astrophysics

    Observatorio Hispano-Alemán de Calar Alto

    Observatorio Europeo Austral (ESO)

    Heavens Above

    Ciencia@NASA

    Sondas Espaciales

    Wikipedia
    | Last Updated: 12.02.2012 | Created © 2002 | angelrls, El Lobo Rayado |